¿QUÉ ES LA FRECUENCIA VIBRACIONAL?

La frecuencia vibracional es el índice constante del flujo eléctrico que es suceptible de ser  medido entre dos puntos.
La unidad de medición comúnmente usada para medir la frecuencia vibracional en humanos, plantas y comida es Hertz (Hz).
Un Hertz equivale a un ciclo por segundo.
Donde hay frecuencia hay potencial electromagnético.

Somos influenciados a diario por acciones y atracciones magnéticas de las frecuencias que rodean nuestra vida y hábitat.
Dichas frecuencias influencian nuestro estado emocional, nuestra salud.
Cuando nuestra frecuencia vibracional es suprimida o invadida por toxinas y otros factores externos, nuestro cuerpo se debilita, la mente se estanca o se agita promoviendo el stress y la desconexión con el espíritu, provocando un estado de vacío.

Las enseñanazas antiguas, así como los sanadores y chamanes actuales nos demuestran que todos poseemos el don de gravitar sobre nuestro propio bienestar con el uso de nuestra intención y algunas técnicas simples.
Es una habilidad intrínseca que nos es otorgada.
Todos podemos elevar nuestra energía y frecuencia y acceder a planos más elevados de conciencia.

La física cuántica demostró que somos seres bioeléctricos, con corrientes eléctricas corriendo dentro de nuestras células, nervios y músculos.
Nuestro potencial bioléctrico es generado por diferentes procesos biológicos y es utilizado por nuestras células para gobernar el metabolismo, los impulsos dentro del sistema nervioso central y las funciones cerebrales.

Hoy, nuestra ciencia actual comprobó como la meditación es uno de los recursos más eficaces para acceder a un plano de conciencia más elevado.

El médico oncólogo Mitchell Gaynor viene utilizando hace más de una década la meditación en el sonido, ya sea entonando, utilizando cuencos de cristal de cuarzo o cuencos de metal, para inducir a sus pacientes a un estado introspectivo y de evolución personal, propiciando así un espacio para elevar la frecuencia vibratoria.

El gran éxito que obtuvo con sus pacientes a lo largo de todos éstos años derivó en un libro llamado “The Healing Power of Sound”, que se ha convertido en uno de los libros indispensables para quienes trabajamos con la salud y el sonido.